Las composiciones abarcan ritmos tan diferentes como lo son la geografía y la cultura boliviana: cueca, huayño, chacarera, morenada, tarqueada y saya.

“Sariri quiere decir viajero en el idioma aymara. La música es súper efímera y cada uno va por su camino.”

 

– Mishelle Villarroel